¿Qué es un árbol de decisiones y cómo puede ayudarte a comer sano?

Cada vez son más las personas las que buscan alimentos que vayan a ser plenamente respetuosos con su organismo. Estamos hablando de eliminar cualquier tipo de comida basura de nuestra dieta para sustituirla por alimentación que sea realmente saludable.
Tenemos dos formas de saber si un alimento es bueno o no: o bien vamos analizando ingrediente por ingrediente y consultando en Internet lo que no entendamos, o bien buscamos lo que se conoce como un “árbol de decisiones” aplicado al ámbito de la alimentación.
Ahora bien, es cierto que estos esquemas no son certeros al 100%; tienen algunos fallos, pero es una primera idea que te puede servir para identificar todo aquello que puedes comer y otros alimentos que valdrá la pena que los alejemos de nuestra dieta.

Ejemplo de un esquema de árbol de decisiones

Aunque esto es algo que se verá mejor de forma gráfica, nosotros te lo vamos a explicar en modo texto.

Si el producto tiene etiqueta

Lo primero que nos tenemos que preguntar es si el artículo tiene o no etiqueta. En el caso de que la respuesta sea no, vas a compras o bien verdura, fruta, huevos, carne o pescado, en ese caso puedes estar totalmente seguro de que aquello que vas a comprar es comida. Tan solo tendrás que comprarlo y disfrutarlo.

Si el producto no tiene etiqueta

En este caso nos preguntaremos si contiene alegaciones sobre la salud, si la respuesta es que no pregúntate si alguna vez ha estado vivo… si es que si, volvemos al camino anterior y nos daremos cuenta de que si, que es comida.
Si no ha estado vivo es muy probable que te encuentres en el pasillo de limpieza… en cuyo caso, lo que tienes delante no es comida.

Si tiene alegaciones sobre la salud

En este caso nos preguntaremos si tiene información nutricional, si la respuesta es que si, investiga si la palabra “Lindezas” aparece en la composición. Si no tiene más de 5 ingredientes y es un lácteo, cereal, fruto seco o legumbre, puedes comprarlo, es comida.
Si no tiene más de cinco ingredientes no lo compres, puede que no sea comida.

Si no tiene información nutricional

Llegado a este punto pregúntate si los ingredientes que tiene parecen comestibles… si es que si, seguramente sea champú o pasta de dientes, si es que no, seguramente sea comida para perros, en cualquier caso, no lo compres.

Es un esquema algo enrevesado para verlo en modo texto, y muy cómico en algunos aspectos, pero tiene un porcentaje de acierto muy elevado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *